ENCUENTRO de FAMILIA CARMELITANA - 8 noviembre 2021


Jornada de la Familia Carmelitana de 2021

P. Jon Korta


El día 8 de noviembre fue una jornada muy señalada para la Familia Carmelitana de la Provincia de San Joaquín de Navarra. Después un largo tiempo sin poder reunirnos a causa de la pandemia, la convocatoria para esta jornada tuvo muy buena respuesta por parte, sobre todo, de los laicos que participan de la vida de nuestras comunidades.


La comunidad de Vitoria – Gasteiz, junto a otros religiosos, prepararon con esmero los espacios para acoger a los asistentes de esta jornada. El tiempo nos acompañó y pudimos aprovechar los grandes espacios que ofrece este convento de la capital alavesa .

La hora de llegada estaba prevista para las diez de la mañana. La puntualidad se respetó por lo que pudimos cumplir, correctamente, el programa preparado. Después de tomar un café y saludarnos, pasamos a la capilla grande del convento para compartir un primer momento orante con algunos pensamientos de Santa Isabel de la Trinidad cuya fiesta celebramos. Oramos por toda la Familia del Carmelo, por nuestras familias y, sobre todo, por los enfermos de nuestras comunidades.



El encuentro formativo de este año corrió a cargo del doctor y profesor Luis Ángel Diaz a quién se le encomendó una reflexión sobre el tema “La soledad. Problema del siglo XXI”. Si algo hemos constatado en la pandemia que hemos vivido es la gran soledad que vive una parte importante: de nuestra sociedad.


El ponente comenzó su exposición recordando que la persona humana es un ser social, necesita de la compañía de los demás para su desarrollo humano. Citando a varios autores, clásicos y contemporáneos, expuso con claridad que desde el comienzo de la humanidad la persona humana ha coexistido con los demás, como una necesidad vital para su supervivencia, para poder responder a sus necesidades físicas (nutrición, trabajo conjunto, etc.) o las necesidades sociales (apoyo emocional, ética grupal, etc.).


El profesor Díaz subrayó la vida social genera bienestar porque:

- Aporta claridad de roles, ética y visión de la vida

- Da reconocimiento social e identidad al individuo

- Apoya emocionalmente y protege de enfermedades mentales como pueden ser la ansiedad y el estrés

- Genera autoestima, certidumbre y esperanza ante el futuro y la adversidad así como habilidades sociales e individuales.


Es importante que la persona se conozca a sí misma para que se pueda desarrollar unas habilidades que se ponen al servicio de los demás. El gran peligro que se observa es el egocentrismo donde la persona se cierra en sí mismo sin tener en cuenta a los demás. El egocentrismo lleva a un desapego social y a una actitud utilitarista de los demás. En cambio, la persona se enrique y hace crecer el grupo cuando comparte su vida y sus talentos con los demás.



El profesor, con datos actuales, constató que la soledad física va en aumento en dos perfiles principalmente: en los ancianos y los adolescentes. La pandemia reciente, ha agravado aún más este problema que ha provocado que las enfermedades mentales (depresión, ansiedad) hayan adquirido unos niveles realmente alarmantes.


Entre los grupos más afectados por el impacto psicológico de la pandemia se encuentran los jóvenes que viviendo constantemente en espacios de convivencia social han pasado largos momentos de aislamiento social. También las mujeres han sido expuestas a situaciones de violencia. Y no podemos olvidar todos los agentes sanitarios, funcionarios y demás personal profesional que han tenido que asumir una sobrecarga laboral poniendo, en muchas ocasiones, su vida en riesgo.


La última parte de su exposición se centró en las técnicas de comunicación efectivas. Algunos factores que ayudan en las relaciones interpersonales son:

- Ausencia de señales de impaciencia o de prisa

- Mantener el contacto visual

- No interrumpir al interlocutor y enviar señales como pueden ser asentimiento de cabeza

- Tomar apuntes y preguntar

- Todo ellos desde la trasparencia, la autenticidad y claridad por parte de los interlocutores.



Finalizada la exposición del Dr. Luis Ángel Diaz, pasamos a la iglesia conventual para celebrar la Eucaristía que fue presidida por el P. Provincial y concelebrada por algunos religiosos presentes. Las moniciones y las lecturas corrieron a cargo de los mismos laicos. La animación litúrgica estuvo dirigida por el P. Jon Korta acompañado en el órgano por el P. Martín María Aríztegui. La Eucaristía fue el momento importante de la escucha de la Palabra de Dios y el momento de compartir la fracción del Pan de la Vida.


Concluida la celebración eucarística, pudimos disfrutar de un tiempo libre que aprovechamos para saludarnos y pasear por la hermosa huerta del convento.


Siguiendo el programa, el último encuentro antes de la comida fue la presentación por parte del P. Lázaro Iparraguirre de algunos puntos sobre el reciente capítulo general que se ha celebrado en Roma durante los días 30 de agosto al 14 de septiembre. De nuestra Provincia, como bien es sabido, asistieron el P. Provincial y el P. Juan Aristondo, socio al capítulo general. Entre las ideas que compartió el P. Provincial, destaca que la Orden está cambiando de rostro ya que en estos momentos el centro ya no es Europa sino Asia y África donde el número de religiosos está creciendo considerablemente. Esto es motivo de alegría pero existe también cierta preocupación por la disminución de las vocaciones y presencias en Europa.



El P. Jon Korta, director de la revista misionera LOM, presentó brevemente algunas noticias sobre LOM que celebra, este año, su centenario. El próximo mes de enero, comenzará oficialmente las ediciones en inglés y en francés. Es un paso importante en la historia de esta revista decana de misiones. El P. Jon animó a los asistentes a que conozcan y difundan la revista en sus familias y en donde desarrollan su vida social.


Después de una mañana intensa, los asistentes a esta jornada compartimos la comida en un restaurante cercano. Fue un momento muy agradable donde la alegría de sentirnos, realmente familia, quedó muy reflejado en el ambiente que se respiraba.


Agradecemos a todos su asistencia y esperamos que, dentro de unos meses, podamos organizar otro encuentro que sirve, sobre todo, para afianzar esta familia carmelitana que sigue viva.






Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags