¿Por qué soy Carmelita? 

 

"La verdad que es todo una gracia y un regalo maravilloso, el ser Carmelita, es el don más grande que uno puede recibir, Jesús nos ama con un amor impresionante y ello conlleva un misterio, real y palpable, Jesús vive en medio de nosotros. Es el mayor tesoro que hemos podido heredar. Tuve la suerte y el privilegio de conocer a Jesús Vivo y resucitado, me amó y se entregó por mí, su amor creó en mí un impacto tan fuerte que me transformó la vida por completo, no me pude resistir a su amor y a su llamada, la llamada fue muy concreta, a seguirle y caminar muy cerca de Él siendo testigo vivo de su gran amor. Soy carmelita por que es donde me quiere el Señor, viviendo en plenitud el amor y la alegría que Jesús me regala cada día a través de los hermanos y en sus sacramentos, viviendo en oración y compartiendo la vida en comunidad siendo feliz y haciendo feliz."

Fr. Samu

"No sé por qué soy Carmelita, sólo sé que soy muy feliz siendo Carmelita. Lo único que sé es que cada día tengo la posibilidad de encontrarme con Jesús, de mirarle y hablarle, y eso me hace muy feliz y me da mucha paz; cada día, por la mañana y por la tarde puedo sentirlo junto a mí, ¡¡¡puedo experimentar a Jesús que me está amando en este momento!!! Lo que también me hace muy feliz y llena mi vida de Carmelita es vivir en comunidad, es decir, vivo en familia, donde me siento muy querido por quien soy y por lo que soy, y a su vez yo puedo querer a otros con esa misma libertad. ¿No es esto todo un privilegio a día de hoy? Vivir y dar a vivir al Buen Jesús; sentirme querido y querer en una familia con libertad, por el mero hecho de ser amado por Jesús. Pues todo esto yo lo he encontrado en el Carmelo Descalzo. Qué por qué soy Carmelita Descalzo, ¿¿¿y por qué no???"

Fr. Jon Rojas

Vocación Carmelitana

Cuando Dios nos llama a una consagración específica, muchas veces nos preguntamos a dónde nos puede estar llamando.

En el caso del Carmelo de Santa Teresa, nosotros estamos llamados a vivir en una relación de amistad y familia, tanto en la relación con Jesús como en la relación con los hermanos de la propia comunidad, para poder trasladar esta alegría y felicidad que vivimos en el interior del convento a las diferentes situaciones de apostolado que nos ofrece la Iglesia, para que así todos comprendan que vivir el seguimiento de Jesús, nuestro Señor, es un motivo de alegría y plenitud.

Pero dejemos las palabras a un lado para escuchar a nuestros jóvenes carmelitas por qué o cómo saben que su lugar está en el Carmelo de Santa Teresa

© 2018 Carmelitas Descalzos de la Provincia de San Joaquín de Navarra