Villafranca (Navarra).

Titular: Nuestra Santísima Madre del Carmen
Fundación: 14 de febrero 1734 Rest. 9 de julio de 1893


Dirección: Carmelitas Descalzos, Crucero Ancho, 25
                   31330 Villafranca (Navarra)


Telf.: 948 845000
E-mail: villacarm@terra.es

Los carmelitas se presentaron en Villafranca por el año 1714, con la idea de prestar unos servicios al pueblo, hacia febrero de ese año 1714 se establece una capilla carmelitana.

La aparición definitiva de los carmelitas en Villafranca data del año 1722, cuando fr. Manuel de la Madre de Dios, prior de Corella, se pone en contacto con el matrimonio Miguel de Arce y Balanza y Teresa de Guirior, quienes van a patrocinar la fundación.

 

Tras vivir unos años en una casa particular (Hospicio), la fundación canónica se realiza el 14 de febrero de 1734 en lo que empieza a ser el futuro y actual convento. Las obras durarían hasta 1757, año en que se da comienzo a la construcción de la iglesia, cuya terminación se concluirá el día de Navidad de 1765, aunque su inauguración -aún sin rematar las obras- se anticiparla al 17 de octubre de 1762. Un sólido edificio de 1.055 metros cuadrados de superficie al cubierto, con una magnífica iglesia, toda ella construida con ladrillo, piedra y argamasa, y una hermosísima huerta de dieciocho robadas.

El convento sirvió de hospital durante la primera exclaustración y fue adquirido en la segunda por D. José Mª de Arizala en 1845, quien a su muerte lo legaría a sus tres hijas. Durante este tiempo el postcoro y las celdas sobre la antigua sacristía sirvieron de escuelas públicas.

Recuperado el convento en 1893 se destina a Colegio Teresiano. El incremento vocacional sostenido durante casi 80 años exige ampliaciones y así en 1914 se construye el pabellón norte, para dar cobijo al comedor y dormitorio al crecer el número de aspirantes. En 1942 el pabellón sur-poniente de nueva planta, consistente en tres pisos más las bajeras para ubicar definitivamente las clases, con espacioso dormitorio y el oratorio, pues el existente hasta ahora se hacia pequeño. Al año siguiente se construye el pabellón sur-oriente para albergar el salón de actos, que tantos buenos momentos ha suscitado a nuestros aspirantes, con sus entretenidas veladas y divertidas comedias. También en ese pabellón se preparó una hospedería para acoger a los familiares de los aspirantes. Por fin, en 1956 se prolonga el de 1942.

El 9 de febrero de 1960 se acoge en la comunidad a las hermanas Carmelitas Misioneras, se harán cargo de la cocina, la ropería y la sacristía.

Al final de la década de los sesenta comienza la reforma de la Enseñanza en España. También el colegio de Villafranca se quiere adecuar a esos nuevos retos e intenta dar los pasos necesarios para convertirse en un Colegio Reconocido para el Bachillerato Superior, cosa que no se logrará. A esto hay que sumarle que en los últimos años el número de aspirantes desciende, por lo que se llega a cerrar el colegio como tal al finalizar el curso 1972.

Años más tarde, 1985, se intenta una reapertura del mismo colegio preparatorio o internado, yendo nuestros aspirantes a estudiar a los Maristas en el mismo Villafranca o al Instituto de Marcilla, esta singladura durará apenas siete años el curso 1991 - 1992 será el último que el colegio de Villafrancacontará con aspirantes.

Si las vocaciones obligaron a ampliaciones en la primera mitad del siglo, su falta ha llevado a retornar a finales del siglo XX los espacios de la antigua construcción, salvo dos excepciones: la desaparición del edificio del arco que daba paso a la huerta y la permanencia del construido en 1914.

En junio y julio de 1999 se hicieron los diferentes actos de despedida, y en ese mismo verano se derriba el edificio levantado en 1942 y con él toda su historia.

La comunidad sigue estando presente en Villafranca y ya en los últimos años había asumido el compromiso de atender a la parroquia del pueblo, actividad a la que se dedica hoy en día.

© 2018 Carmelitas Descalzos de la Provincia de San Joaquín de Navarra