Pamplona (Navarra).

Titular: Santa Ana
Fundación: 6 de agosto de 1587 Rest. 23 de mayo de 1895


Dirección: Carmelitas Descalzos, Calle Descalzos, 72 A
                   Apartado 22 - 31080 Pamplona

                   (Navarra)


Telf.: 948 22166
Fax: 948 227377
E-mail: carpamplona@telefonica.net 

Con motivo de la fundación de las Carmelitas Descalzas en 1583, estuvo en Pamplona el P. Gracián de la Madre de Dios y, ya entonces, "dexó concertado en Pamplona monasterio de frayles, y hablados algunos siervos de Dios navarros que tomasen el hábito en Pastrana". El más notable de este pequeño grupo, don Martín Cruzat, señor de Oriz, entró allí en la orden y fue después promotor de nuestra fundación de Pamplona.

Nombrado primer superior, tomó posesión de la primera casa de la orden en Pamplona el 6 de agosto de 1587. El 24 del mismo mes se inauguró solemnemente con el título de Santa Ana. El pequeño convento estaba situado a orillas del río Arga, en el barrio de la Magdalena, extramuros de la ciudad. Desde la primera hora se le destinó como noviciado. En los 53 años que duró esta primera fundación, pasaron por ella 295 novicios. Uno de ellos, el muy célebre Hno. Juan de Jesús S. Joaquín.

Nuestros religiosos, por diversos motivos de tipo pastoral y también por la humedad e insalubridad del lugar se trasladaron interinamente en 1638 a unas casas de la ciudad. Desde allí tramitaron y edificaron nuevo convento e iglesia. Es el que ha perdurado hasta nuestros días y se halla situado dentro de la Parroquia de San Lorenzo, sobre las murallas, en la actual calle de los Descalzos.

La inauguración del nuevo convento fue 26 de Julio de 1669. Las obras de la fachada, retablos, etc. se prolongarían en el tiempo. Es un convento noble de corte típico carmelitano, con claustro procesional abovedado y amplio espacio para comunidad y noviciado o estudiantado. Cuenta incluso con un pequeño terreno de huerta o jardín. La fábrica de la planta baja es de piedra, el resto de ladrillo macizo.

La iglesia, de estilo herreriano sencillo con fachada de piedra de sillería, tiene tres naves y alta cúpula en el vértice central. Un retablo barroco del XVII, tallado en madera y dorado, ocupa la totalidad del espacio frontal y está presidido por una imagen de la Virgen del Carmen. Destacan en su barroquismo, la capilla y retablo de San Joaquín patrono de la Provincia carmelitana. La devoción y cofradía de San Joaquín se deben al empeño del Vble. Hno. Juan, antes citado.

Los carmelitas tuvieron que abandonar el convento en las dos exclaustraciones del XIX (1809-1814 y 1836-1895). En la segunda exclaustración, fueron las Madres Carmelitas de Pamplona las moradoras de nuestro convento hasta la restauración en 1895.

Convento de larga historia y primera fundación de la Provincia, ha sido sucesivamente noviciado y teologado. Fue morador de esta casa y luego General el P. Domingo de San José, restaurador del Carmelo francés, y los siervos de Dios Juan Vicente de Jesús María, Aureliano del Ssmo. Sacramento y Zacarías de santa Teresa. Esta casa ha difundido el culto a la Virgen del Carmen, ha sido y es lugar de reconciliación, centro de pastoral de la palabra y de ejercicios, y de fraterna atención a las Carmelitas Descalzas. Aquí nacieron revistas como "La obra Máxima" y después "El Carmen", y fue sede de la obra social "Institución Cunas". Hoy, además de ser comunidad de pastoral y acogida, se caracteriza como Centro y Escuela de oración.

© 2018 Carmelitas Descalzos de la Provincia de San Joaquín de Navarra