Calahorra (La Rioja).

Titular: Nuestra Santísima Madre del Carmen
Fundación: 13 de junio de 1603 Rest. 14 de Octubre de 1883


Dirección: Carmelitas Descalzos, Calle San Lázaro, 3
                   26500 Calahorra

                   (La Rioja)


Telf.: 941 130 448
e-mail: ocdrioja@wanadoo.es

Según el libro "Relación y memoria de este Santo Convento de los Carmelitas Descalzos de la Ciudad de Calahorra", se dice que éste convento fue fundado el 13 de junio de 1603. Pero, para llegar a este momento, hubo que recorrer un camino bastante complicado y nada fácil una vez conseguido la licencia del rey Felipe III y de su Consejo en Valladolid, el 1 de enero de 1602. En la Actas del Ayuntamiento, consta que se anuncia la fundación el 4 de abril de 1602. El 17 de abril, el Cabildo admite la fundación. El Padre General, el 8 de junio autoriza la nueva fundación como caso excepcional. El placet del Obispado fue dado el 27 de julio.

Vienen a la fundación tres Carmelitas: el Vicario, fray Jerónimo de la Madre de Dios, acompañado por fray Juan Bautista, y fray Tomás de Jesús, Tracista. Se instalan provisionalmente en casa de un gran amigo de las Madres, donde viven unos meses mientras se trataba la fundación. Posteriormente alquilan una casa, donde se inaugura solemnemente el primer convento el 13 de junio de 1603. Esta casa está ubicada en el Barrio de las Orcerías, y pertenecía a Francisco Mijancas.

Pronto comienza a haber problemas, el dueño de la casa la necesita y pide a los frailes que se la devuelvan. Se encuentran en una situación crítica, ha pasado un año, y en el nuevo convento sólo se ha instalado la primera piedra, que se hizo con toda solemnidad, el día 26 de julio de 1603. El Arcediano consigue que les dejen guarecerse en la pequeña ermita de San Lázaro, que se encontraba muy cerca de donde se va a levantar el nuevo convento. Allí se acomodan los frailes durante cuatro meses, mientras se construya el nuevo convento, a donde se trasladarán a últimos de octubre de 1604.

La Iglesia se comienza a construir en el trienio de 1610 a 1613. El Santísimo se traslada el 11 de junio de 1624. La advocación que le dieron al Santuario fue "María de los Ángeles, Madre de Dios y del Carmen". Los años van pasando y, mientras los Carmellitas se dedican a su ministerio: orar, estudiar y formarse, confesar, predicar, vivir en pobreza y obediencia, ayudar a todos los que solicitasen su ayuda.

El siglo XIX es nefasto para la Iglesia de España en general y para el convento. Primero los franceses de Napoleón se adueñan de Calahorra. Temiendo las represalias de los franceses los frailes y los amigos del convento decidieron trasladar y esconder la Virgen del Carmen. Se llevaron preso al prior, y lo tuvieron desterrado de Calahorra cerca de tres años.

El Rey decreta la suspensión de los conventos que hay en Calahorra. El Ayuntamiento de Calahorra escribe al Rey el 1 de junio de 1809 pidiéndole que suspenda la ejecución de este edicto en Calahorra. En agosto de ese mismo año, el panorama religioso español se oscureció y las personas devotas del Carmen aconsejaron a los frailes que abandonasen momentáneamente el convento y vistiesen el traje de clérigo. El Gobierno obliga a arrendar la huerta, pero se hizo de tal manera que nunca dejó de pertenecer y de ser cultivada por los frailes. Se despejó el ambiente anticlerical y, a últimos de julio de 1813, los frailes volvieron a su convento.

Parecía que todo volvía a su cauce, cuando un decreto real, del 24 de noviembre de 1820, obligaba a los conventos de España a cerrar si no tenían 24 frailes. El convento de Calahorra se salvó porque contaba con 27 sacerdotes y 4 legos.

En 1835 se desató el 11 de octubre una furiosa persecución, que obliga a cerrar todos los conventos. El 19 de febrero de 1836, se ponen en venta todos los bienes raíces de las Comunidades Religiosas. El pueblo de Calahorra protege al convento hasta 1839. La comunidad se fue a Francia, a la ciudad de Brussey (Gironde). En Calahorra quedaron dos religiosos como Capellanes de las Madres. El convento, la Iglesia y la huerta fueron subastados por la Hacienda Nacional. La Iglesia quedó al cargo de un ermitaño, y parece que estuvo abierta al culto.

El 14 de agosto de 1868 se restauró oficialmente la Orden del Carmen en España. Rápidamente el Obispo de la Diócesis ofrece el huerto del convento al Provincial, pero éste no acepta, pues carece de frailes para mandarlos a Calahorra. El Obispo está dispuesto a cederla a los franciscanos. Hubo dos circunstancias que lo impidieron: la compra del convento de dos hermanos excarmelitas; y la expulsión de Aquitania de los Padres Carmelitas franceses el 21 de marzo de 1880. El Provincial trataba de reunir a sus frailes dispersos por los conventos españoles para vivir juntos. En cuanto se les ofrece el convento de Calahorra, ellos lo aceptaron.

La entrada fue el 14 de octubre de 1883, y su presencia en Calahorra durará hasta el 26 de mayo de 1921. Tienen que reconstruir el convento que estaba derruido. El 24 de mayo de 1921 llegaron al convento de Calahorra el Provincial de San Joaquín de Navarra y su secretario para recibir de mano de los Padres franceses el convento de Calahorra. Algún tiempo, tres años, fue Colegio de los que estudiaban cuarto curso de Teología.

En 1927 con la división de la Provincia: Calahorra pasó a formar parte de la nueva Provincia de San Juan de la cruz de Burgos. El convento de Calahorra es elegido en septiembre de 1927 como primer Colegio Teresiano. El 10 de febrero de 1936 intentan quemar el convento de Calahorra.

El 29 de septiembre de 1970 tomó posesión del convento de nuevo la Provincia de San Joaquín de Navarra. Este convento fue destinado a Noviciado. En la actualidad la comunidad cuida el culto a la Virgen del Carmen en ese Santuario Mariano de la Ribera y es al mismo tiempo casa de acogida para grupos.

En los últimos años se han hechos reformas en la casa para poder acoger a los jóvenes en amplios pabellones y también en zonas de la casa para acoger a adultos en habitaciones dobles o individuales. La comunidad además dispone de varios salones y amplias zonas de recreo para jóvenes y adultos.

  

© 2018 Carmelitas Descalzos de la Provincia de San Joaquín de Navarra