27 de enero - San Enrique de Ossó y Cervello - Memoria libre

 

Vio la luz en Vinebre, localidad de Cataluña, el 16 de octubre de 1840. Fue ordenado de sacerdote el 21 de septiembre de 1867. Apóstol de los niños con su labor catequética, inspirador de movimientos seglares bajo la divisa del Evangelio, director de almas, sintió irresistiblemente el hechizo espiritual de santa Teresa de Jesús, maestra de oración e hija de la Iglesia. A la luz de su doctrina, fundó en 1876 la Compañía de Santa Teresa, instituto religioso femenino cuyos miembros tienen como objetivo la formación de la mujer en la escuela del Evangelio, siguiendo los ejemplos de la Santa de Ávila. Apóstol de los nuevos tiempos con la predicción y con la pluma, tras un duro calvario de pruebas y padecimientos, entregó su alma a Dios en Gilet (Valencia) el 27 de enero de 1896.

Oración
Oh Dios, que en san Enrique de Ossó, presbítero, has unido maravillosamente una oración continua con una actividad apostólica incansable; concédenos por su intercesión que, perseverando en el amor de Cristo, sirvamos a tu Iglesia con la palabra y las obras. Por nuestro Señor Jesucristo.

© 2018 Carmelitas Descalzos de la Provincia de San Joaquín de Navarra